17 marzo 2011

La memoria de Oriente


Susana Weich-Shahak
Romancero Sefardí de Oriente. Antología de tradición oral
libro + CD
Autoridad Nasionala del ladino i su kultura
Editorial Alpuerto http://editorialalpuerto.es/

RESEÑA DE MANUEL NARANJO LORETO CEDIDA PARA ASONANTE

Con la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos se escribió una de las páginas más luctuosas de nuestra historia; con este éxodo se daba carpetazo a más de quince siglos de permanencia en tierras de Sefarad. Con ellos marcharon su lengua, sus costumbres y sobre todo una memoria que les ha acompañado por más de quinientos años. Los sefardíes son el recuerdo vivo de la España del XV, una prueba fehaciente de esas presencias arcaicas se halla en su lengua, el ladino, y en un generoso repertorio de coplas, dichos y romances compuestos desde entonces hasta nuestros días. No es por tanto un repertorio estático, sino mas bien dinámico, por cuanto han ido incorporando distintos elementos lírico-musicales que han ido configurando un catálogo peculiar en base al lugar de asentamiento después de destierro. El edicto de expulsión les obligó a refugiarse en distintos lugares supuestamente seguros, de esta manera pasaron a Portugal, Países Bajos e Italia, recalando al final en el Imperio Otomano, otra oleada optó por afincarse en el Norte de África e incluso hubo quienes pusieron agua de por medio y se fueron a las recién descubiertas tierras de América.

La antología sonora de tradición oral que hoy presentamos pertenece al enclave oriental, esto es Turquía, Grecia, Bulgaria, Bosnia etc., ya que a finales del siglo XV el gobierno del sultán Bayazit II abrió las puertas a los judíos procedentes de España, desplazando paulatinamente a la otra población de judíos bizantinos, los romaniotes. El imperio otomano supo rentabilizar la excelente “mano de obra” que se asentaba por sus fueros: médicos, hombres de letras, artesanos, impresores, un aluvión demográfico que se integró en sus propias comunidades, desde Constantinopla a Alejandría, desde los Balcanes a Jerusalén, manteniendo su organización comunitaria y sus autoridades rabínicas bajo distintas denominaciones en función de su procedencia y de esta manera denominaban así a sus sinagogas : Kahl de Aragón, de Toledo, de Córdoba, el de los italianos o el de Portugal , es decir, de aquellos expulsados que vinieron vía Italia o a través de Portugal.

Cuando la doctora Susana Weich-Shahak nos hace entrega de una nueva producción discográfica o, como en este caso disco-bibliográfica, nos congratulamos por cuanto su labor, callada y paciente, se ve colmada de satisfacciones con la localización de excelentes textos y melodías, hoy por desgracia en franca regresión, ya que muchos de ellos a punto de extinguirse en la frágil memoria de quienes atesoraron con tanto ahínco un repertorio de indudable valor para la cultura judeoespañola. Hoy esas colectividades se van diluyendo lentamente y los hijos de los sefardíes no prestan tanto valor a una lengua endogámica que prácticamente carece de utilidad para ellos sí no es el ámbito familiar, aunque poco a poco van surgiendo instituciones, webs, asociaciones que estimulan la utilización de la lengua sefardí y el conocimiento de sus cultura , es por ello que la recuperación de este repertorio no es sólo una necesidad, sino una obligación de todos, judíos y no judíos españoles, a fin de cuenta es un retal de nuestra historia común, la historia de todos que habitamos ésta “piel de toro”.

Dice sabiamente Samuel G. Armistead que “para la explicación de una lectura difícil, enigmática, en un texto, digamos de los Balcanes o de Turquía – o de donde sea - puede darnos la solución cualquier otra versión, originaria, por ejemplo, de Castilla o de Cataluña o del Brasil – o de donde sea –“, es por ello que las recopilaciones llevadas a cabo por la etnomusicóloga israelí se caracterizan por sus sistematización, analizando con sabia erudición los distintos aspectos y estructuras que soportan el complejo “edificio” del romancero y las tradiciones orales, especialmente los que tratan sobre melodía, ritmo, armonía, estructura formal, interpretación y variabilidad así como ocasionalidad y funcionalidad en la vida de los portadores de esta poesía anónima.

Del amplio repertorio que en este libro se hace gavilla destaca por número el interpretado por mujeres ya que como portadoras veían en el romancero sus cuitas, cuyos valores, conflictos, situaciones y preocupaciones servían como elementos que legitimaban su identidad. En cuanto al problemático origen de las melodías de estos textos orientales es cuando menos arriesgado y poco conclusivo ya que algunas piezas se articulan sobres melodías de claro origen europeo, bien en escala mayor o menor, otras adoptan recursos de geografías excluyentes, como es el caso de las melodías griegas o la gran influencia que ejerce el sistema melódico turco (makamlar). Como es costumbre el libro se acompaña de un cedé con 24 cortes, los cuales se hallan también pautados para los interesados en musicología.

Manuel Naranjo Loreto

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home